viernes, 1 de octubre de 2010

Una convocatoria literaria. Este Jueves un relato: "Mentiras"


- La corte entra en sesión ¡Qué se ponga de pie la acusada! –
La Mentira así lo hizo.
- Se la acusa de ser la responsable de muertes, delitos, violaciones, divorcios, depresiones y un montón de cargos mas, que serán evaluados en este juicio ¿Cómo se declara? – Dijo el juez.
- ¡Inocente! Proclamó la Mentira.
- Comienza el juicio, tiene la palabra el fiscal. –
Fiscal: ¿No es verdad que por su culpa se han cometido genocidios, como el provocado por los nazis o las cruzadas?
Defensor: ¡Protesto!
Juez: No ha lugar.
Fiscal: ¿No es verdad que por causa suya mujeres engañadas por sus esposos se han suicidado o han caído en una severa depresión?
Defensor: ¡Protesto!
Juez: No ha lugar.
Fiscal: ¿Negará que Ud. fue la causante de que políticos inescrupulosos subieran al poder para luego enriquecerse y dominar a sus pueblos?
Defensor: ¡Protesto!
Juez: No ha lugar.
Las acusaciones siguieron durante toda la sesión, ante cada pregunta la mentira callaba.
En el segundo día del juicio, el magistrado le dio la palabra al abogado defensor.
Defensor: la acusada ha generado un sinnúmero de beneficios a la humanidad. Nadie puede negar que por su acción, muchos padres han alabado virtudes, todavía inexistentes, de sus hijos los que, al no ser dañados en su autoestima, de adultos produjeron hermosos logros: pinturas, música, libros, que entretuvieron y alegraron a mucha gente.
Fiscal: ¡Protesto!
Juez: No ha lugar
Defensor: Mi defendida ha hecho sentirse muy bien a muchas mujeres a las que les han dicho, en algún momento, que lucían bellísimas.
Fiscal: ¡Protesto!
Juez: No ha lugar
Defensor: también lo ha hecho con hombres a los que les dijeron que en la cama no había nadie como ellos.
Fiscal: ¡Protesto!
Juez: No ha lugar
Defensor: Muchas vidas se han salvado por la acción de mi defendida, personas que fueron libradas de sus captores, a causa de falsas promesas a estos. Torturados que evitaron el cadalso mediante una confesión.
Fiscal: ¡Protesto!
Juez: No ha lugar
La segunda jornada siguió con una larga y detallada enumeración de la defensa, acerca de las virtudes de la Mentira.
El juez, pasadas las 17:00 hs dijo:
Se levanta la sesión hasta mañana a las 9:00 hs en la dictaré mi veredicto.
A la mañana siguiente todos se pusieron de pie ante el ingreso del magistrado.
- Pueden sentarse – Dijo este –Que solo se quede parada la acusada. –
El veredicto iba a ser igual al que el mismo juez dictó sobre el dinero, la energía nuclear, la ingeniería genética, el TNT y varias cosas mas.
- Este juzgado declara – Dijo el magistrado ante la expectativa de todos los presentes – a la acusada: Ambigua. Queda en libertad. -

10 comentarios:

  1. Gambetas con esta entrada sobre la mentira para mi te has consagrado, ingeniosa, original y atrayente, impecables diálogos.Siempre un placer leerte.

    ResponderEliminar
  2. ¡Salga de ahí, Doña Medea! A cuantos le dirá lo mismo. Ja, ja.
    Gracias!!!

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno amigo,un juicio con un veredicto autenticamente singular.

    saludos

    ResponderEliminar
  4. Espléndido..!no ha lugar!
    Sentencia: Ambigua, como muchas.
    Poner en el banquillo a la Mentira es decantar de entrada un juicio de valor, ¿y si la acusada fuera LA VERDAD? Más problemas.
    Te saludo Gambetas, no pudo existir otra sentencia ni existiría en ambos casos, ni mejor forma de relatar ese juicio. !Salve! besitooo.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Beneficios y perjuicios derivados de la mentira, equilibrados en la balanza. Por eso la respuesta de ese juicio a la mentira no podría ser otra. Si enjuiciaramos la verdad, tambien en algunas ocasiones saldrían equilibrados sus beneficios y pèrjuicios.
    Magnífica visión sobre la mentira en este juicio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ambigua...ole¡¡
    gambetas, creo que platon defndia la esencia de...yo creo que de todo...así decia que la belleza es tal pues existe su esencia, que el resto de las cosas eran bellas por que participaban de su esncia...
    este juez no pudoo buscar esa esencia de la mntira y no dictaminar eso de ambiguedad?
    ya ya se, que siempre suelo buscar los tres pies al gato...ya se que el veredicto solo puede ser tal, el que ha dictado...¡al fin y a cabo, juzgan hombres, los cuales nunca alcazaran a ver la esenscia¡¡¡¡
    medio beso, gambetas, de verdad.

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno ese juicio a la mentira,pero imagino que estarían años acusandole porque la mentira nació con el hombre.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Original y divertida historia. Es cierto que la mentira tiene dos caras, como la verdad, y lo has expuesto brillantemente.

    ResponderEliminar
  10. Un gran juicio. Gracias a la Mentira, existen juicios. Sí señor.

    ResponderEliminar